Noticia

3era JORNADA DE CASTRACIONES DE PERROS Y GATO - AÑO 2017


 

 

0

En estos momentos se desarrolla las castraciones para mascotas en el Camping Municipal. Por el momento se están atendiendo más de 60 turnos entre perros y gatos . Es la tercera jornada de esterilización de animales de lo que va del 2017, la próxima esta programada para la primer semana de julio. “ESTERILIZA ANTES PARA QUE NO LOS ABANDONES DESPUÉS …”

Beneficios de las mascostas esterilizadas 

Hay beneficios médicos significativos que se pueden obtener a partir de castrar a tu perro. La esterilización evita las siguientes condiciones médicas:

  • El cáncer de testículo. La esterilización elimina los testículos y elimina el riesgo de que tu perro desarrolle cáncer testicular, un cáncer común y potencialmente mortal en los perros machos de mayor edad.
  • Los problemas de próstata. Sin castración, la próstata de tu perro aumentará gradualmente a medida que crece. Esto puede llegar a ser incómodo para él e incluso hacer la micción difícil. Si la próstata se infecta, es difícil de tratar sin castración. La castración no protege completamente contra el cáncer de próstata, pero sí que evita la inflamación y la posible infección de la próstata.

Cambios en el comportamiento del perro

Los únicos comportamientos influenciados por la castración están relacionados con las hormonas sexuales masculinas. La esterilización no afectará las habilidades a la hora de trabajar de tu perro, la simpatía, la alegría ni su personalidad. Sin embargo, las hormonas como la testosterona se reducen por la castración, lo que puede reducir los comportamientos asociados con ellas.

Puede que veas una reducción en los siguientes comportamientos después de castrar a tu perro:

  • Orinar para marcar territorio. La testosterona hace que un perro esté más interesado en advertir su presencia marcando el terreno con su orín. La castración de tu perro va a reducir su deseo de marcar excesivamente su entorno con la orina. Esto incluye áreas fuera y alrededor de tu patio, así como dentro de su casa.
  • Itinerancia o fugas. Perros alterados, a menudo tratan de salir de casa en busca de hembras en celo, lo que los pone en riesgo de perderse y ser heridos o atropellados en las carreteras. Los perros castrados tienden a vivir más que los perros sexualmente intactos, probablemente porque son menos propensos a involucrarse en comportamientos de riesgo como la itinerancia. La esterilización disminuirá o eliminará el impulso de tu perro a vagabundear por las calles en busca de hembras en celo.
  • Algunos estudios sugieren que la castración puede disminuir la agresividad hacia otros perros machos ya que la testosterona podría aumentar la probabilidad de la conducta agresiva. Otros estudios no han encontrado ninguna relación significativa entre la agresión y la castración. Es posible que la competencia por las hembras resulten en la agresividad entre los machos, por lo que deseo de un perro a pelear con otros machos podría desaparecer cuando su deseo por las hembras se elimina con la castración. Sin embargo, hay muchas razones complejas por las que los perros se pelean, y es posible que no veas cambios en el comportamiento agresivo de tu perro simplemente porque lo has castrado.
  • Problemas sociales. Otros perros machos pueden detectar fácilmente un alto nivel de testosterona de un perro sin castrar y llegar a ser agresivos. Esto puede hacer de su perro entero un blanco de acoso por parte de otros perros machos. La esterilización puede reducir o eliminar esta atención indeseable.
  • Monta indiscriminada. Tu perro puede ser menos propenso a montar otros perros, personas y objetos inanimados después de haber sido castrado. Sin embargo, la monta es un comportamiento complejo. Puede ser un comportamiento sexual, pero también puede ser un comportamiento lúdico o un intento de afirmar el control social. Así, después de la castración, sólo verás reducida la monta con fines sexuales. Y aunque el interés de un perro en las hembras en celo disminuirá después de la castración, en muchos casos, este interés no desaparecerá por completo. Él perro, todavía podría excitarse y tratar de acoplarse si se encuentra con una hembra receptiva.

Para evitar el desarrollo de los comportamientos mencionados anteriormente, lo mejor es castrar a tu perro antes de que alcance la madurez sexual entre los seis y nueve meses de edad. De esta manera, es poco probable el desarrollo de hábitos no deseados. Si tu perro ha practicado estos hábitos durante meses o años, podrían persistir incluso después de la castración. Sin embargo, si tienes un perro más viejo, sigue siendo una buena idea para él el castrarlo. Incluso si no puedes deshacerte completamente de sus conductas problemáticas, es posible que las veas con menos frecuencia después de la castración y esta, aun será beneficiosa para su salud física.